Pata Teatro en Mucho ruido y pocas nueces.

‘Mucho ruido y pocas nueces’, Shakespeare en el Instituto Gaona

 

Pocos espacios de la ciudad de Málaga son capaces de generar una sombra de solemnidad y solera tan acogotante como la del patio porticado del Instituto Vicente Espinel, conocido por Gaona y por el que desfilaron de alumnos en su día personajes como Severo Ochoa o Pablo Picasso. En ese patio es desde hace ya unos años donde se reproduce cada verano una de las iniciativas culturales más atractivas e interesantes que pueden disfrutarse en la ciudad. La de las representaciones teatrales de la compañía Pata Teatro que este verano se han decidido por representar ‘Mucho ruido y pocas nueces’ (1598), una comedia de William Shakespeare que es homenajeado así por una iniciativa privada, y no pública (que allí no hay museo), en el 400 aniversario de la efeméride de su muerte.

De esta forma, el pasado lunes tuve la suerte de sentarme en una de las sillas que se colocan a modo de auditorio alrededor del centro de su patio y dejarme llevar por la sensación de estar en uno de aquellos patios de comedias en los que reinaba Lope de Vega en su Siglo de Oro. Espectacular sensación pues no existen en el repasticheado patrimonio arquitectónico de la capital costasoleña lugares como éste, donde con el silencio propio de una noche de diario y las estrellas como único techo puede uno sentir la sensación de viajar en el tiempo.

Mi sorpresa fue que la acústica, la puesta en escena y la interpretación de la compañía consiguieron el resto del sortilegio, trasladarme a aquella Mesina donde Shakespeare, inglés que jamás pisó tierras transalpinas, sitúa esta comedia de enredos tan en la línea ya marcada de los clásicos, Plauto y Terencio y que en España años antes ya estaba también desarrollándose con invenciones como ‘La Celestina’, todo muy propio del Renacimiento donde el amor cortés iba cayendo en algo más sofisticado, en algo más vivido y complejo.

Al margen de un nuevo acierto en la elección del clásico y su temática, el uso de diferentes plantas del edificio, escaleras, pasillos y hasta la ruptura de la cuarta pared por los actores, que se cuelan entre el público y hacen interpelaciones al mismo, hacen el resto para mantenerte muy metido en la trama y creértela de cabo a rabo.

Así sin más sonido que las voces de los actores, y unas suaves melodías en off de ambientación, asistí a la enorme interpretación de sus dos protagonistas (Virginia Muñoz y Antonio Chamizo, a las que se sumaron las del resto del elenco) encarnando los amores, en un principio enconados de Benedicto y Beatriz. La comedia se centra en la difícil consecución del amor perfecto, en la envidia y la maldad que a veces crecen a su alrededor y pueden hacer tambalear las relaciones. Luego está el juego de los personajes que se parecen y no lo son y otra serie de gags que ya estaban en los clásicos de ‘Amphitrion’ o ‘Los gemelos’, por poner sólo dos ejemplos de los que bebió el ingenioso autor de Romeo y Julieta, que trasladó parte de esta manera de romancear a su archiconocido clásico de Verona.

Shakespeare consigue igualmente que sus diálogos no sólo sean veloces, amenos, divertidos, mordaces y con a menudo dobles sentidos sino que a las mujeres las dota de cierta autonomía y relevancia, rebeldía, que en aquel tiempo no se sospecha que tuvieran por regla general. La trama no es nada compleja ni llena de gravedad como la de sus dramas lo que también refleja la capacidad de polifonía que tuvo el inglés a la hora de hacer teatro, tan pronto liviano como profundo. Comercial cuando hacía falta.

Sin la necesidad de caer en el spoiler, la resolución del entuerto se ve venir más o menos pronto pero la interpretación y los diálogos son suficientes en esta obra para debatir luego un rato cuán poco ha cambiado el ser humano y sus cuitas de amor desde hace tantos siglos a esta parte.

Calificación: ♠♠♠
Hasta el 30 de julio en el Instituto Vicente Espinel. Calle Gaona, 7. Málaga. 22 horas. (Lunes, martes y miércoles 13 euros; jueves, viernes y sábado, 16). www.patateatro.com

 

No hay comentarios

Publicar un comentario