Es tarde para empezar a vivir- me dijo el ataúd

— Diez memorables aforismos de José Antonio Padilla

Se vuelve a cumplir otro aniversario de tu despedida (José Antonio Padilla. Álora, 1975-Málaga, 2009). Y a mí no se me olvida aquella manera de sonreír, de fantasear con lo cotidiano, de salir al fresco de la redacción y soñar con piernas de artistas paseando por la Plaza Costa del Sol de Torremolinos. No se me olvida aquel sabor a ginebra de tu mirada. No olvido los naranjos tristes en la tarde del cementerio de Álora pero menos tus “willis” y tus “muerde el rollo”. Aquí sigues conmigo, con nosotros, José Antonio. En una estantería de ilustres entre Altolaguirre y Luis Sepúlveda. Porque todos los que te conocíamos sabíamos que estabas tocado por esa varita de la inspiración. La que te llevaría a esas librerías de ilustres. Que tu poesía acabaría triunfando. Y válgame dios si lo consiguió.

Y siendo así nadie nos dimos cuenta de que llegó con tres heridas, la de la vida, la de muerte y la del amor.

Aquí te dejo Willy, diez disparos con los que me muero esta tarde. Con un poco de flamenco jazz de fondo y un buen buche de ron. Salud. Allá donde estés. Tuyos son, de tu ‘Colección de olas’;

  1. -Es tarde para empezar a vivir- me dijo el ataúd.
  2. Suprime todo lo que sea sospechoso. Persigue la nada.
  3. También el olvido tiene su árbol genealógico.
  4. La fantasía es una isla cuya silueta se parece mucho a la mano de una mujer.
  5. Somos un puñado de arena en los bolsillos de la muerte.
  6. Más allá de tus palabras, las palabras se conocen a tientas.
  7. Qué dulce es el riesgo de las ciruelas maduras en tus labios.
  8. Dios es la sombra de tu cuerpo.
  9. No poseerás más que aire y polvo . Nadie ha preparado tus caminos. Nadie ha hecho tus sendas. Tú no eres hijo de dios.
  10. No hay naúfrago que por agua no venga.
No hay comentarios

Publicar un comentario