Adrián Santana.

Off the record: ‘Las cuatro esquinas del Perchel’

*Conversación inspirada en diálogos reales escuchados tras el estreno del espectáculo ‘Las cuatro esquinas del Perchel’, visto el 14 de septiembre de 2019 en el Teatro Cervantes de Málaga como clausura de la Bienal de Arte Flamenco local. El diálogo y sus conclusiones pueden no tener que ver con la realidad. 

Fotos: Paco Lobato.

ESPECTADOR 1: ¿Qué te ha parecido?

ESPECTADOR 2: ¿Además de muy largo?

ESPECTADOR 1: Es verdad, le sobra más de media hora pero contiene aciertos y sobre todo mucha ilusión y buenas intenciones. Dorita debe estar contenta, el teatro se ha llenado aunque sea con mucha pelucona. Han conseguido ofrecerle a un joven valor un gran espectáculo en su tierra y hay momentos estéticos y hasta poéticos interesantes. Para mí, lo mejor la música, Fran Vinuesa ha estado sobresaliente, se ha pegado un curro terrible, parecía que había tres guitarras con él y el batería ¿cómo se llama? (Javier Teruel) Extraordinario también.

ESPECTADOR 2: Bueno y Carrete, porque si te paras a pensar ha sido el más contemporáneo de todos. Deconstruye el baile. Se para y hace así esa pataíta suya que está como chutando un penalty, es genial.

ESPECTADOR 1: Hombre a mí me han gustado algunas cosas más. El chico es bueno bailando, está muy preparado, se nota. Quizá lo de tirarse al suelo para comenzar una escena es algo que ya rechina, un recurso facilón para hablar de los sueños. Y algunas transiciones han sido lentas pero es lógico porque es la primera vez. Me ha gustado el número de Manolita Chen en su comienzo en la puesta en escena tipo circo de variedades. Es algo no reivindicado por el flamenco, esa ópera flamenca en la que coincidieron tantos genios con vedettes, humoristas, magos… El baile por Pepito Vargas ha sido lo que más me ha emocionado por parte de Adrián Santana. Bien traído.

ESPECTADOR 2: Hombre yo no entiendo por qué la Repompa, la mayor, ha recitado y no cantado, ha parado mucho el espectáculo.

ESPECTADOR 1: Y Raquel Heredia ha bailado muy bien por soleá, quiza demasiado salvaje, pero ya íbamos por hora y pico y parece excesivo. La gente estaba cansada. La medida es importante. A veces espectáculos mediocres al terminar pronto resultan llevaderos y algunos grandilocuentes como éste, que por excederse pueden hartar.

ESPECTADOR 2: Luego está el cante que ha tenido a tres voces muy parecidas, Antonio Campos, Miguel Ortega y Alfredo Tejada. Son buenos cantaores, impresionantes pero de colores muy parecidos. Yo hubiera incluido alguna voz más diferente. Campos es el que más me gusta, sin duda.

ESPECTADOR 1: A mí también. Yo lo que encuentro también es algunos topicazos. Reivindicar la historia flamenca del Perchel está bien pero está ya muy manido el tema. Es redundante y las redes huelen. El flamenco siempre tiende a mirar con nostalgia el pasado y Málaga parece embolicarse en crear su propia Triana para no ser menos que otros lugares. En ese sentido es poco novedosa. La Lupi, por cierto, lo poquito que ha bailado lo ha bailado con todo. Chapeau. Ella ya hizo la Paula por ejemplo y sobre el pasado se representaron el espectáculo Málaga o Biznagas que ya reivindicaron en alguna medida esa historia musical de Málaga. Parece que el flamenco no pudiera beber del presente o mirar al futuro.

ESPECTADOR 2: Yo en eso sentido no veo mal que se mire al pasado pero que se recree bien esa historia pero luego se mezcla con otros mensajes y confunde. Si vas a contar historia cuéntala bien.

ESPECTADOR 1: Claro, porque parece que Adrián Santana también dice algo sobre recoger esos fardos del pasado y traerlos al presente como en la escena final y lo de Adiós Málaga también parece que alude a la emigración de muchos profesionales flamencos como él… No sé, se mezclan lo introspectivo con lo histórico, pero no dan un mensaje unitario, claro. Es la dramaturgia quizá lo más flojo y algunas cosas de la escenografía bien pero la arena y las redes ya está bien. A vueltas con lo que fuimos…

ESPECTADOR 2: Luego pasa otra cosa, si este chico proviene también de una escuela de clásico español, quizá esta retrospectiva a la historia flamenca de Málaga está un poco fuera de lugar, quizá le puede pegar más a otro que pudiera llevársela a unos códigos más cercanos. Pero se lo ha currado y le han dado un lugar. A ver si ocurre más.

ESPECTADOR 1; O habérsela llevado todavía más a su terreno. Por momentos me he acordado de Ópera, Café y Puro de Estévez y Paños. Esa escuela bolera y ese ambiente se reflejaban de una manera maravillosa. Ha sido bonito el comienzo a telón echado con la recreación de Pepita Durán. Ha hecho un gran trabajo arqueológico y sus bailes son muy meritorios.

ESPECTADOR 2: ¿ Y a ti qué te ha parecido María?

ESPECTADOR 3: Sin entender de flamenco…

ESPECTADOR 1 Y 2: (La interrumpen) Venga si no se trata de entender, se trata de sentir. Venga dinos.

ESPECTADOR 3, MARÍA: Bueno ha estado bien pero claro me gustó más lo que vi en La Alhambra de Marina Heredia y el ballet andaluz ¿no? hace unas semanas. Esto lo he visto como más topicazo.

ESPECTADOR 1; Yo me quedo con lo positivo. A un joven malagueño le han dado la oportunidad de estrenar en su tierra. Tiene cosas por mejorar pero ya es un paso en esta Bienal tan desastrosa.

ESPECTADOR 2; Bueno, vamos a tomarnos unos quintitos de Victoria en La Campana y una media de pulpo frito que no sólo de flamenco vive el hombre.

ESPECTADOR: Eso, y brindamos por el O2 del Perchel.

Las cuatro esquinas del Perchel

Idea original, dirección y baile Adrián Santana
Artistas invitadas ‘La Lupi’ y Raquel ‘La Repompilla’
Colaboración especial El Carrete y Rafaela Repompa
Al cante Antonio Campos, Miguel Ortega y Alfredo Tejada
Al toque Francisco Vinuesa
Percusión Javier Teruel
Dirección musical Francisco Vinuesa
Música Francisco Vinuesa y Javier Teruel
Asesoramiento musical y letras Antonio Campos, Miguel Ortega y Alfredo Tejada
Coproducción Bienal de Arte Flamenco de Málaga

 

 

1Comentario
  • Francisco Pozo
    Publicado en 11:31h, 16 septiembre Responder

    Me gustó casi todo del espectáculo. He sido jurado en concursos de cante y dejé de serlo porque cuando iba a ver espectáculos sólo veía los fallos de ejecución, las salidas de compás, lo muy pretencioso, lo poco arriesgado, en fin un despropósito como público y aficionado. Entonces ahora voy a degustar la ganga, la mena se queda para otros más entendidos y para los jueces del arte.
    Sin ir más lejos, hace pocos días fui a escuchar a Carmen Linares y me quedo con sus cantiñas, la suspensión del recital por culpa de la lluvia, todo lo demás que decían por allí de que si estaba muy mayor, que si ya la voz no…, toda esa basura se queda para otros frustrados, igual que las críticas que estoy leyendo en contra de l a VI BIENAL. Todo queda para periodistas, críticos y artistas frustrados y pelotas, que hay unos cuantos por desgracia y no paran de intentar ser el centro de atención más por sus sutiles
    ladridos que por su categoría profesional y su aporte al Flamenco.
    Yo estuve en la clausura y en varios espectáculos de la BIENAL, que dicho de paso, ha sido para mí, una de las mejores ediciones.
    Saludos y tengamos buena fe y aceptemos el no ser l a referencia del flamenco en Málaga. Uno no es Dios.

Publicar un comentario