Nadie describe la desesperanza y la depresión como Houellebecq

Título; ‘Serotonina’. Género: Novela. Editorial; Anagrama. Precio: 18,90 euros. Páginas: 282. La puedes comprar en; Librería Ancora. Plaza de Uncibay 9. 29008. Málaga. Teléfono: 952223447. info@libreriaancora.es

Valoración: ♠♠♠♠ (sobre cinco).

Nadie en la actualidad está tan capacitado como Michel Houellebecq como para escudriñar en esa decadencia del estilo de vida actual y sacarnos una risotada con sus aciertos a toda la tontería burguesa que nos rodea. Nadie cae como él, por otro lado, en la verdadera esencia de la depresión y la desesperanza. La caída es su materia. El entrar en depresión e irse dejando, acercarse a los abismos y coquetear con ellos es un ejercicio de funambulismo que a este francés con residencia en Almería le pone muchísimo. Y parece haber saboreado demasiado bien en su fuero interno. Con su profundo conocimiento de la farmacia.

En ‘Serotonina’, su nuevo artefacto, narra la decadencia de un ser humano que ha perdido las ganas de vivir, de luchar y que mira todo a su alrededor con una verdad y una autenticidad que asustan. Recorre los filos de la navaja de la cordura. Se entrega a sentimientos extremos como el odio, la venganza o el rencor sin miramientos y retrata a la mujer desde un narrador que parecería que roza la misoginía o la pedofilia pero que está en las cabezas de millones de hombres de este planeta y que puede llevar hasta la piedad, en algunos momentos.

Houellebecq es Houellebecq también porque habla de los bajos instintos con una naturalidad y precisión nada habitual en la sociedad hipócrita reinante y menos entre la nobleza chic de la intelectualidad literaria de hoy. El sexo sin ningún tipo de tapujos, la violencia (armas y sangre) y el poder social son retratados en ‘Serotonina’ con pelos y señales. Es otra especie de beat cayendo por un precipicio de barrios periféricos y ciudades anodinas de provincia, escupido del paraíso sin ningún glamour, muestra real de las vidas segundonas que se apagan con un dramatismo terrible que nadie mira.

*Entre lo anecdóticamente reseñable que Almería aparezca como escenario en el principio de la obra. Ese planeta marciano que es la urbanización nudista de Vera es tal cual. Ha tenido que venir un francés para señalárnoslo.

No hay comentarios

Publicar un comentario