Demasiado evidente, querida Hipatia


Valoración; ** (sobre cinco) 

El cuarto estreno del 67 Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida sigue cosechando aplausos con Hipatia de Alejandría pese a que su trama navega con turbulencias desde la tragedia al melodrama por un abuso de las redundancias argumentales y los clichés.

Si de principio la historia de Hipatia de Alejandría ya nos es familiar por los muchos abordajes recientes, entre ellos el famoso fiasco de Alejandro Amenábar en el cine, traerla de nuevo a escena debería haber sumado destellos nuevos que en esta obra de Miguel Murillo están apagados.

En general, el resultado de la misma es positivo y altamente recomendable para representaciones de corte didáctico, por no decir escolares, al ser mucha la insistencia al anatema feminista de la obra, ya sabido de antemano; un joven cristianismo dogmático, violento y oscurantista acabó con la vida de una mujer científica, adelantada a su tiempo, que aportó teoremas vanguardistas a la astronomía sobre el giro de la tierra alrededor del sol, por citar sólo el principal que pone de relieve la obra. Junto a ello, la decrepitud histórica de Alejandría como faro del saber en Occidente y la convivencia pacífica entre religiones es otro de los argumentos secundarios.

Entre los actores cabe destacar el papel del Loco Cirene. Mientras al resto, como a Hipatia, les sobra una pizca de impostura. 

Pues bien, con un argumento consabido la evolución de la obra no aporta tampoco grandes hallazgos de ningún tipo y lo que hace es estirar demasiado su posible rotación hacia lo melodramático. Masticando demasiado las situaciones y alargando más de la cuenta, hasta más de dos horas, una producción grandilocuente en intenciones y número de intérpretes, que generan algo de aburrimiento porque los diálogos son demasiados estereotipados, además de que ya son subrayados por un coro bien coordinado.

Mérida sigue respondiendo a sus propuestas como se merece una programación con tanta enjundia y solera, que está salvando esta edición al aire libre con éxito y pese a las incomodidades y restricciones. Su marco escénico sigue siendo la mitad del resultado. La hostelería circundante también lo celebraba ayer sin una mesa libre en varias manzanas a la redonda. 

No hay comentarios

Publicar un comentario